3 may. 2016

Las nuevas antenas telefónicas vienen camufladas



La Voz del Interior (03/05/2016)
Las nuevas antenas telefónicas vienen escondidas en tanques de agua

Violan la normativa municipal, por su cercanía a las viviendas. Desde la UNC, afirman que no emiten niveles peligrosos de radiación.
Las nuevas antenas telefónicas ahora juegan a los disfraces. Una modalidad que desde hace mucho tiempo existe en otros países ahora comienza a generalizarse en la ciudad de Córdoba.
Las nuevas estructuras de interconexión telefónica se están construyendo camufladas como tanques de agua, chimeneas o cruces de templos religiosos.

Pegadas a las viviendas
En las últimas semanas, vecinos de diferentes sectores de la capital expresaron su preocupación en las redes sociales, debido a la mala fama que acompaña a estas antenas, que durante años han sido motivo de polémicas, debido a los supuestos perjuicios que ocasionarían a la salud.
Además, como es sabido que la normativa municipal prohíbe instalar antenas telefónicas en cercanías de las viviendas, el resquemor ha ido en aumento. Estas nuevas antenas, en algunos casos, están siendo levantadas al lado de las medianeras de propiedades residenciales.
Una de estas nuevas estructuras camufladas como tanques de agua está siendo levantada en un terreno baldío en barrio Villa Allende Parque, en calle Achiras, a metros de la avenida Bodereau.
Esta antena se encuentra a solamente un metro de una vivienda familiar, y a pocos metros de otras residencias, por lo cual viola las disposiciones legales municipales, específicamente el artículo 25 de la ordenanza 11.032, sancionada en 2006, que prohíbe de manera enfática instalarlas a menos de 35 metros de las viviendas, a menos de 100 metros de las escuelas y sobre edificios de valor histórico.
El grupo de obreros que construye esa antena dijo realizar estas construcciones para la empresa Telecom. La firma alquila los terrenos a sus propietarios y procede a instalar las antenas-tanque.
Otra antena similar, por ejemplo, ya se levantó en Argüello Norte, cercana a la calle Mariano de la Fuente.
A primera vista, se descubre que no son tanques de agua, por la altura exagerada a la que están elevados, y porque exhiben una pequeña antena y luces en su cúspide, además de perforaciones en su base, por donde asciende el cableado de la instalación.

Que denuncien los vecinos
Desde la Municipalidad de Córdoba, el director de Obras Privadas y Uso del Suelo, Dante Buffa, dijo que no puede opinar al respecto si los vecinos no van a denunciar a los CPC. “No me puedo guiar por denuncias periodísticas. Que cada vecino afectado vaya a un CPC, denuncie y nosotros iremos a ver si la antena cumple las condiciones”.
Buffa dijo desconocer si las antenas con forma de tanques o de cruces de iglesias están de acuerdo con la norma. “Las antenas son antenas. La forma que tengan es anecdótica y tenemos que ver cada situación, porque la ciudad tiene zonificaciones, y según la zona una antena se puede poner o no”.
Otra fuente de la Municipalidad de Córdoba confirmó que, pese a que años atrás se anunció la modificación de la ordenanza que impide colocar antenas en cercanías de las viviendas, ese cambio no siguió adelante, y hoy continúa vigente la legislación que prohíbe construir antenas a menos de 35 metros de las casas.
Hace ya 10 años, el Colegio de Ingenieros Especialistas de Córdoba se pronunció en contra de esa limitación, porque, dijo, no tiene “asidero técnico claro”, ya que todo depende del tipo de antena que se instale y la potencia de los transmisores.
El Laboratorio de Investigación Aplicada y Desarrollo (Liade) de la Universidad Nacional de Córdoba es el encargado de controlar la radiación que emiten las antenas telefónicas en toda la provincia.
El director del organismo, Ricardo Taborda, dijo a este diario que las antenas de telefonía, no importa su forma o disfraz, no constituyen riesgo para la salud de los habitantes.
“En la provincia de Córdoba, hay cerca de mil antenas de telefonía y nosotros medimos la radiación de todas, por un acuerdo que tenemos con el Ente Regulador de los Servicios Públicos (Ersep). El camuflaje de antenas no se inventó ahora, ya es una cuestión vieja. En la ciudad de Córdoba hay una antena telefónica en la cruz de una iglesia, en la ciudad de Merlo (San Luis) hay una disfrazada de alerce, y en Rada Tilly (Chubut) hay una con forma de palmera”.
Desde el Ersep informaron que, con intervención del Liade, “hasta el momento está revisado el 80 por ciento del total de antenas telefónicas de la provincia. Son unas 900 antenas, y llevamos revisadas más de 700. En todas estas revisiones, sólo una vez, en junio del año pasado, se identificó una antena que emitía radiación por encima de los valores normales. Era una antena de la empresa Claro, que había sido levantada en la ciudad de Córdoba. La empresa fue intimada y solucionó el problema”.

Cuestión de paisaje
Bananeros y palmeras. En el norte argentino, las empresas telefónicas han optado por erigir antenas con formas de palmeras y de bananeros, para reducir el impacto paisajístico que tienen las antenas metálicas sobre las ciudades. La intención es camuflar las antenas, para no arruinar tanto el paisaje, y para reemplazarlas por formas más familiares para los habitantes de cada ciudad o región rural. Por eso, en Argentina, ya existen antenas con formas de cruces de iglesias, tanques de agua, molinos de viento, árboles, o que son instaladas sobre estructuras preexistentes, como tanques de agua barriales, edificios municipales, etcétera.
Mejorar el servicio. Una de las promesas del nuevo ministro de Comunicaciones de la Nación, Oscar Aguad, fue mejorar la calidad de los contactos telefónicos. Para eso es fundamental instalar miles de nuevas antenas a lo largo del territorio argentino. Las zonas con mayor demanda de nuevas antenas son las grandes ciudades, como Córdoba, que en la actualidad tienen una mala calidad de comunicación telefónica por celulares. Las llamadas se cortan con frecuencia o son imposibles de realizar.
Cruces, palmeras, cactus y otras formas de mimetizarse
Camaleónicas. Según cuál sea el lugar del planeta, adaptan la forma de sus antenas al paisaje con el cual se las quiere mimetizar.
Tanques y cruces. En países como Argentina y Perú, se están volviendo comunes las antenas disimuladas como tanques de agua y cruces o campanarios de iglesias.
Cactus. Son más comunes en las regiones desérticas de Estados Unidos, donde parecen formar parte del paisaje.
Árboles. La forma más común de disimular las antenas en otros países es diseñarlas como si fueran árboles.
En Santiago de Chile, tienen forma de altas palmeras.
En las zonas de bosques europeos, se las reviste con ramas artificiales para hacerlas parecidas a las coníferas.
Troncos. Son más fáciles de construir que los falsos árboles y disimulan las antenas como si fueran árboles secos. También se las disfraza de mástiles para banderas.

Ver Noticia On Line


Los niveles de radiación permitidos

El director del Laboratorio de Investigación Aplicada y Desarrollo (Liade) de la Universidad Nacional de Córdoba, Ricardo Taborda, dice que “en la provincia de Córdoba hay mil antenas”.
El Liade mide la radiación de todas, por un acuerdo que hay con el Ente Regulador de los Servicios Públicos (Ersep).
“El camuflaje de antenas telefónicas –dijo Taborda– no se inventó ahora, ya es una cuestión vieja. En la ciudad de Córdoba, hay una antena telefónica en la cruz de una iglesia; en la ciudad de Merlo (San Luis), hay una disfrazada de alerce; y en Rada Tilly (Santa Cruz), hay otra antena con forma de palmera. Una palmera en la Patagonia: imagínese”.
Taborda opinó que “la idea del camuflaje no es mala, porque la gente se preocupa cuando ve las antenas, pero en realidad está todo el tiempo rodeada de estos dispositivos y, como no los ve, no se preocupa. Por eso, los reclamos son todos de zonas de barrios, siendo que la mayoría de las antenas están en el centro de la ciudad. La gente vive en edificios, va a los shoppings, que están llenos de antenas, pero, como no las ve, no dice nada”, asegura.
El director del Liade agregó que, en su instituto, les llaman “distancias mágicas” a los límites que ponen los municipios argentinos para retirar las antenas de las viviendas.
“Unas ciudades dicen 30 metros, otras dicen 80, según las quejas que reciben de los vecinos. Pero ni el Ministerio de Salud de la Nación ni el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) hablan de distancias. Porque lo que importa no es la distancia, sino el nivel de radiación que emiten las antenas”.
Taborda dijo que en Córdoba todas las antenas controladas “están siempre entre cien y mil veces por abajo del máximo de radiación que tienen permitido emitir. El máximo es de 0,1 milivatio por centímetro cuadrado y nuestras mediciones muestran que muchas emiten 0,001 milivatio; es decir, muy, muy por debajo”.
Taborda contó que, aunque el temor está puesto en antenas de telefonía, una antena de radio FM puede tener la potencia de radiación de 50 antenas de telefonía celular. “Se maneja mala información y hay mucho miedo infundado”.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs