2 may. 2016

Fojona la calidad acústica



La Voz del Interior (02/05/2016)
La calidad acústica en espacios céntricos es de regular a mala

Un estudio de la UNC realizó encuestas y mediciones en 12 plazas y paseos de la Capital. En algunos sitios es hasta agradable sentarse para escuchar.
El tránsito se apodera de la ciudad de Córdoba. Las aceleraciones, frenadas y bocinazos son insoportables. En las peatonales, la música a todo volumen de los locales comerciales se mezcla con el barullo de la gente. ¿Cuál es el mejor lugar para descansar los oídos en el Centro de Córdoba?
Arturo Maristany, arquitecto del Centro de Investigaciones Acústicas y Luminotécnicas (Cial) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), estudió los paisajes sonoros de 12 espacios públicos del Centro. A partir de análisis acústicos y psicoacústicos y de encuestas, determinó cuáles son los lugares más e menos agradables para los oídos de los cordobeses.
“La calidad del paisaje sonoro no depende del nivel de intensidad sonora. En general todos los paisajes estudiados en Córdoba tienen una intensidad de 65 decibeles continuos equivalentes. Depende de qué son esos ruidos y qué lugar ocupa cada uno en el paisaje sonoro”, dijo.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda niveles por debajo de los 55 decibeles en el interior de plazas y señala que por encima de 70 el ruido siempre será molesto, no importa cuál sea su origen. Pero cuando el nivel está por debajo de 65 a 70 decibeles comienzan a jugar otras variables más subjetivas.
Maristany agrupó los sonidos escuchados en los paisajes sonoros en tres categorías: sonidos naturales, los más deseables (cantos de aves y agua); humanos (pasos, conversaciones y música); y tecnológicos, los menos aceptados (tráfico, motos y ruido de obras en construcción).
Y estudió la relación entre los sonidos de fondo y los que se escuchaban en primer plano. “Es bueno que haya un contraste entre la figura y el fondo, siempre y cuando sea lo que se quiere escuchar. Por ejemplo, el ruido de tránsito de fondo y por delante una conversación o el canto de un pájaro”, explicó.
Para el trabajo también encuestó a más de 400 personas en el mismo momento en que medía diferentes variables acústicas. “Si tomamos como referencia la expectativa de la gente respecto de lo que escucha, los paisajes sonoros son de regulares a malos en Córdoba”, dijo.

Oasis auditivo
En horario laborable, el sitio con un mejor paisaje sonoro del Centro de la ciudad es el Paseo Sobremonte, frente a Tribunales. Hay ruido de tránsito, pero está amortiguado por los taludes de tierras en los bordes del paseo. Y tiene sonidos naturales, de los árboles y la fuente.
Maristany también analizó si los sonidos eran agudos, medios o graves. “Los sonidos graves pertenecen al tránsito, las conversaciones están en tonos medios. Si hay más sonidos bajos, la calidad del paisaje sonoro por lo general es mala”, señaló. Hay varios sitios donde los paisajes sonoros son malos durante los horarios laborables, pero mejoran los fines de semana.
En la Plaza de la Intendencia, hay ruido tránsito que no es alto, pero no hay ningún sonido agradable que ocupe el primer plano. Durante el fin de semana se utiliza para actividades recreativas con niveles más altos, pero percibidos de forma positiva por la gente.
En plaza San Martín los paisajes sonoros son buenos en el interior y cerca de la fuente. Hay poca circulación de tránsito, sólo sobre San Jerónimo. Según el investigador, las conversaciones, las campanadas de la Catedral y algún músico callejero son sonidos habituales y esperados por la gente.
Por otro lado, el sonido del agua puede resultar una molestia como ocurre en el paseo Buen Pastor. “La calidad acústica es positiva si la fuente funciona como ruido de fondo. Pero si se está muy cerca, el ruido del agua enmascara todo y se vuelve molesto casi como el tránsito”, aseguró Maristany.
En otros sitios estudiados, se presentan como oportunidades perdidas para mejorar la calidad acústica. “La fuente ubicada en la rotonda frente a la plaza Vélez Sársfield (la “fuente del perdón”) podría haberse ubicado en la plaza para enmascarar el tráfico y lograr un espacio más tranquilo. Ahora sólo funciona como un elemento visual”, apuntó Maristany.
Las peatonales, en cambio, son espacios con buena calidad acústica. “No hay tránsito cerca, aunque hay interferencia por la música que viene de muchos locales comerciales a la vez. La esquina de 9 de Julio y Deán Funes resultó mejor calificada que la de Rivera Indarte y San Martín”, detalló.

En detalle
Iniciativa. El proyecto de ley sobre presupuestos mínimos para la calidad acústica de la senadora por Córdoba Norma Morandini tiene media sanción. Obliga a tener un plan acústico a las ciudades con más de 50 mil habitantes, para evaluar el nivel de contaminación sonora.

Ver Noticia On Line

Más Información:

Ranking sonoro de 12 plazas de la Capital
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs