23 may. 2016

Deán Funes: recuperadores cuestionados



La Voz del Interior (23/05/2016)
Polémica por recuperación de residuos reciclables en Deán Funes

Diez familias recogen y venden desechos recuperables. Su trabajo alivia al vetusto basural municipal. Les exigen mudarse fuera de la ciudad y les imponen multas.
Diez familias de esta ciudad del norte cordobés viven de la recuperación de residuos reciclables. Es su única fuente laboral y, además, prestan un servicio ambiental útil para la comunidad, ya que ayudan a transformar desechos en nuevos recursos. Gracias a esa cooperativa que formaron, el municipio evitó quemar o enterrar en su basural 508 toneladas de residuos entre 2008 y 2015.
Apremiados por la queja de los vecinos y por el control municipal, las familias que forman parte de la cooperativa de trabajo Recuperar-Se intentan mantenerse en actividad.
Este año, el municipio les clausuró el predio donde realizan la separación de residuos y les viene exigiendo que realicen la tarea fuera de la zona céntrica, además de reclamarles el pago de multas labradas y la tasa comercial.
Es tan ínfimo el margen de ganancia que tienen las diez familias que operan en la cooperativa que levantar esa deuda en mora les resulta muy difícil. Y mudarse, sin apoyo oficial, más aún.
Recuperar-Se nació hace nueve años al amparo del sacerdote Raúl Martínez, un cura que fue noticia durante la tragedia de San Carlos Minas en 1992, cuando oficiaba de párroco allí y fue clave en la emergencia vivida.
Ahora en Deán Funes, logró sumar muchas manos solidarias desde el arranque para crear esta cooperativa de recuperadores de desechos urbanos.
En 2012, lanzaron una campaña en la que proponían a mil personas que donen 500 pesos. Con esa recaudación, estaban en condiciones de comprar un predio con un pequeño galpón para instalarse definitivamente. Como eso no se logró, parte de los ingresos por la venta de cartón, vidrio, papel y aluminio se usa para pagar el alquiler del inmueble que ocupan hoy. La mudanza a un predio propio sigue siendo la meta, pero no resulta fácil juntar el dinero para adquirirlo.
La cooperativa vende, en promedio, entre 60 y 65 toneladas de residuos por año. Su actividad alivia la situación del basural municipal –vetusto y contaminante– a cielo abierto. Allí la basura se quema: el peor de los destinos. El enterramiento casi no existe.

Campanas
El intendente Raúl Figueroa aseguró que le ofreció a la cooperativa un lugar en el mismo predio donde el municipio tiene su basural, oferta que fue rechazada por los recicladores porque no tienen ningún tipo de infraestructura allí. “Les hemos pedido que se amolden y les hemos dicho que la actividad que desarrollan la tienen que hacer apartados de la ciudad. Hemos estado buscando la solución, pero no logramos que entiendan”, manifestó Figueroa.
El intendente reconoció que el basural a cielo abierto no es el óptimo: “Estamos analizando cómo se puede mejorar. La ventaja es que está bien apartado de la ciudad. Nosotros heredamos en esas condiciones el predio y resolverlo no es tan fácil como parece”.
Es evidente que sin la tarea de Recuperar-Se, las condiciones del predio serían mucho peores. Pero además del reclamo municipal, aparecen las quejas de los vecinos por su operación en plena zona urbana.
La versión del intendente fue desmentida por el cura Martínez: “No hay voluntad política para hacer algo respecto de la basura. No hemos sido convocados seriamente ni por este intendente ni por ninguno anterior para hablar sobre este tema. Nosotros queremos erradicar el basural a cielo abierto y generar fuentes genuinas de trabajo”, aclaró.
“Que el basural esté a siete kilómetros de la ciudad no quiere decir que sigamos dañando el ambiente y contaminando las napas. Queremos trabajar y no nos dejan. Nos multan por no tener habilitación, pero cuando presentamos toda la papelería, no nos habilitan y nos siguen multando”, añadió.

En detalle
La Cooperativa. Nació en 2007 con el objetivo de recuperar material reciclable que produce la ciudad de Deán Funes.
Recuperación anual. La cooperativa recupera por año entre 60 y 65 toneladas de cartón, vidrio y metales, entre otros elementos. Es un alivio al deficiente tratamiento de residuos que realiza la Municipalidad.
Basural. La Municipalidad de Deán Funes deriva sus desechos a un basural a cielo abierto. Se trata de la peor metodología de tratamiento de residuos desde el punto de vista ambiental, ya que la basura se dispone sobre el terreno sin ningún procesamiento.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs