4 mar. 2016

Mestre tiene que (re) negociar con Lusa y Cotreco

Diario El Alfil (04/03/2016)
Desafío municipal: renegociar “contrato” de Lusa y Cotreco

La predisposición de las prestadoras es buena, pese a que el Intendente resolvió dar de baja el proceso y realizar una nueva convocatoria. Luego que se decidiera municipalizar el servicio de barrido, debería ser revisado el contrato precario que las vincula por tres años más. Anticipan una revisión reñida de las nuevas condiciones.
La gestión radical pudo sustanciar sólo una de las dos grandes licitaciones previstas para el primer mandato. La del transporte, tumultuosa, vio el punto final y permitió al intendente Ramón Mestre mostrar su intervención en el servicio urbano para la campaña electoral que terminó con el resultado esperado: un segundo mandato. Pese a la obcecación mostrada por mantener la explotación de la recolección de residuos en manos privadas, en la apertura de sesiones del martes pasado, el responsable del Palacio 6 de Julio reconoció el fracaso.
El sistema será mixto. El Ente de Servicios y Obra Pública que vio la luz con un costo de un bimestre sin servicios municipales por la resistencia del Suoem, asoma como la presunta carta de salvación para reducir las erogaciones por la prestación. Las infructuosas negociaciones con las que serían las futuras adjudicatarias no dejaron otra salida que equilibrar responsabilidades.
Mestre ponderó el ahorro de 15 millones de pesos mensuales por descarga de IVA con el pase del barrido al ente autárquico y anunció una nueva convocatoria de oferentes. No hubo referencias a tiempos, aunque se presume que el proceso iniciará de inmediato. Tampoco referencias a las condiciones del servicio mientras se sustancia el proceso.
Allí es donde entra el actual contrato precario que vincula a la Municipalidad con Lusa y Cotreco. Tras sucesivas prórrogas, y cuando todo parecía indicar que la caída de la licitación era la única salida viable, se fijó una cláusula que otorgaba a las prestadoras tres años de gracia, contando a partir del primer minuto que el Intendente firme el decreto que anule un proceso que consumió cuatro años exactos, sin lograr normalizar el servicio tras la reducción casi total de la estatal Crese.
Asoma una pregunta: ¿cómo es posible que el ESOP tome a su cargo el barrido de la ciudad si el paquete completo ya había sido cedido a las empresas a través de una contratación precaria? La renegociación de las condiciones de la prestación mientras dure la nueva licitación serán objeto de discusión y el paso central para recomenzar la normalización del servicio de recolección de residuos, como se dijo, de carácter estatal y privado.
Fuentes cercanas al sector empresarial aseguran que será una negociación difícil. Se trata de una unidad de negocios sencilla de llevar adelante porque exige casi en su totalidad fuerza de trabajo, aunque menor si se la compara con la recolección domiciliaria. A la fecha un poco más de 800 afiliados del Surrbac desarrollan las tareas de barrido manual y limpieza con maquinaria específica de calles y plazas.
La postura del sector se inclina hacia la buena predisposición al nuevo rumbo que marca el Ejecutivo municipal, aunque no se la harían sencilla. Son varias las voces que señalan que existe un poco de fastidio por la falta de acuerdo y la falta de certezas sobre el futuro del servicio.
Por otra parte, preocupa también la falta de pistas sobre otra pata clave de la nueva licitación que involucra al gremio de los recolectores comandados por Julio Mauricio Saillén. Si bien circula la versión que indica que las indemnizaciones que prevé el convenio colectivo de trabajo se liquidarán por adelantado, no hay precisiones sobre los montos ni la cantidad de cuotas.
Un gremio descontento y compañías que pueden ver resentidos los intereses que resguarda un contrato, son dos elementos que no deben desatenderse al momento de encarar una licitación que no admitirá la tercera como vencida. Hasta el momento, el líder de los recolectores mantiene un llamativo perfil bajo. Dos pueden ser las posibilidades: el pago de las “compensaciones” por cambio de patronal de los empleados que representa ya está cerrado o aguardaba definiciones de fondo para develar la estrategia.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs