4 mar. 2016

El sudeste muy complicado por el agua



La Voz del Interior (04/03/2016)
El agua sigue complicando a pueblos y campos del sudeste

Marcos Juárez, Río Cuarto. Aunque en los últimos días no hubo nuevas lluvias, decenas de miles de hectáreas de campos siguen bajo el agua en el sudeste provincial, varias rutas permanecen cortadas, numerosos caminos rurales están intransitables y una veintena de pueblos perciben la amenaza del agua que los rodea y que, con nuevas precipitaciones, pueda ingresar a sus zonas urbanas.
En comparación con lo ocurrido hace un año, la situación es menos grave en pueblos y en ciudades. En pocos casos ingresó esta vez el agua a áreas urbanas. Pero igualmente suman de a cientos los caminos rurales intransitables y que en muchos casos dejaron de ser las vías de salida de los pueblos hacia las rutas, para convertirse en canales por los que ingresa el agua hasta las localidades.
La zona más complicada es el centro y sur del departamento Marcos Juárez. Un relevamiento realizado por la Asociación de Productores de Marcos Juárez detectó que el área afectadas por inundaciones se amplió un 15 por ciento de enero a febrero, y llegó a unas 34.500 hectáreas, sólo en esa región.
Esa entidad estimó que la región dejará de percibir ingresos por cultivos de soja y de maíz no cosechados por unos 448 millones de pesos. Además, calcularon que unos 4.500 viajes a puerto no se harán, lo que representa unos 30 millones de pesos, y se comercializarían 950 mil litros menos de gasoil por servicios rurales no realizados, entre otros impactos en la economía regional.
En la ciudad de Marcos Juárez, las lagunas de contención han evitado el ingreso de agua, pero hay sectores rurales al sur y al sudeste muy afectados.
La ruta provincial 11, entre Corral de Bustos y Monte Maíz, quedó inutilizada varios días por un enorme hueco que ya fue reparado, mientras que a la altura de Pascanas suele estar cortada, según los horarios, por presencia del agua de una laguna que la invade.
La ruta 12 sigue cortada en el cruce con la nacional 8, por presencia de agua, cerca de Arias. Esta semana también se cortó el tráfico en la provincial 3, en intersección con la 6, lo que impidió el tránsito hacia Wenceslao Escalante.
En Cruz Alta, sobre el límite con Santa Fe, el río Carcarañá superó el puente de ruta 9 esta semana y avanzó sobre la zona urbana, donde hubo varias familias evacuadas. Mientras, como desde enero, sigue muy complicada el área de Corral de Bustos, Isla Verde, Guatimozín y Arias, incluso con viviendas afectadas en zonas urbanas.

Centro y sur
En el centro provincial, es complicada la situación en torno de Pozo del Molle (departamento Río Segundo) y en la zona de Idiazábal, Ordóñez y Ballesteros (del departamento Unión).
Idiazábal, que hace un año fue evacuada casi en su totalidad, decretó la alerta por riesgo de que ingresen aguas de los campos inundados que la rodean, aunque hasta ahora las defensas construidas meses atrás lo han evitado.
Ayer, en tanto, quedó rehabilitado el tráfico en la ruta nacional 158, que entre General Cabrera y Carnerillo resultó cortada hace dos semanas por la destrucción total de una alcantarilla a causa del agua.
Más hacia el sur, se alivia lentamente la situación en torno a Huanchilla, donde en enero varios tambos debieron tirar su producción, pero sigue la preocupación alrededor de Melo y de Serrano. Alberto Conesa, vecino de Melo, apuntó: “Aunque no ha llovido mucho en la última semana, el pueblo está rodeado de agua. Preocupa el estado de los campos y de los caminos. El problema es que no se dan soluciones de fondo”, dijo, tras advertir que hay “muchos canales clandestinos” en áreas rurales que complican en vez de ordenar la evacuación de los excesos hídricos.

Promesas de fondos
Schiaretti. En su última reunión de gabinete en Río Cuarto, el gobernador Juan Schiaretti prometió que habrá fondos este año para obras contra las inundaciones y más recursos para el mantenimiento de caminos rurales y para los consorcios camineros. “Para estas inundaciones juegan varios factores. Uno es que por la política del anterior gobierno nacional el país sólo sembró soja, que absorbe 600 milímetros por año y acá caen mil. La napa freática sube cuando se suman lluvias y se inundan los bajos. Ahora, con otra política, hay que esperar que se cultive más trigo, por ejemplo, que aliviaría en parte el problema”.
Canales. Los productores reclaman más obras de canales rurales, que durante años no se ejecutaron para desviar ordenadamente los excesos hídricos.

Más Información:
 
La Voz del Interior (04/03/2016)

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs