28 mar. 2016

El Corredor del Caldén en agonía

El Puntal de Río Cuarto (28/03/2016)
Desprotegida, el área del Corredor del Caldén lucha por subsistir

La única reserva natural del sur de Córdoba se reduce a unas 15.000 hectáreas. En la última década, las intervenciones para preservar este espacio sólo se dieron luego de denuncias por desmontes e incendios
Villa Huidobro.- El área protegida del Corredor del Caldén parece no serlo tanto, al menos así lo indican los casos de agresión al monte nativo que lucha por subsistir en esta porción del Departamento General Roca, en donde sólo quedan 15.000 hectáreas en buen estado de conservación.
Fue en el año 2003 que por decreto provincial se creó el Corredor Biogeográfico del Caldén, un área de protección de la naturaleza para que esa especie vegetal, endémica de la Argentina, no desaparezca. Está delimitado al norte por el río Quinto o "Popopis", al sur por el límite con La Pampa, al este por la Ruta Nacional N° 35 y al oeste por el límite con San Luis. Se halla emplazado en tierras de propiedad privada. A fin de acordar mecanismos de protección, la provincia creó un modelo de convenio entre  propietario y Estado. El único acuerdo existente se concretó con la estancia Ralicó, de 15.000 hectáreas, 11.500 de ellas de caldén: 6.000 hectáreas con régimen de intangibilidad y 5.500 de uso regulado.
La organización regional ambientalista con sede en Villa Huidobro, Mamull Mapu realizó desde 2007 hasta la actualidad unas siete denuncias penales a causa de incendios y desmontes y otras tantas fueron expuestas por informes periodísticos.
A pesar de la sucesión de ataques y denuncias, poco se ha avanzado en la protección de este espacio natural que cada vez ve se ve más reducido.
Un personal de guardaparques es el único responsable de la vigilancia de la zona, pero con escasos recursos, las intervenciones suelen ser en su mayoría después de algún ataque a la reserva.
De los datos existentes se recuerda entre los más importantes el desmonte con el uso de topadoras de unas 800 hectáreas, allá por el año 2005. En  diciembre de 2007, ocurrió un incendio en el campo Los Dos Hermanos, campo cercano a Villa Huidobro, donde debieron intervenir los bomberos voluntarios, un área importante de bosque nativo de Chañar resultó afectada en ese entonces. La organización ambientalista Mamull Mapu efectuó la denuncia pertinente.
En ese mismo año se registra otra denuncia por desmonte con topadora en la Estancia San Andrés. Tras intervenir la guardaparques se constata el desmonte de unas 3 hectáreas, se aplica multa y según la ley vigente en ese entonces la condición de volver a reforestar el área con especies nativas, lo cual -según informes periodísticos de años posteriores- no fue cumplido por los sancionados.

Destrucción progresiva
En 2008 el Programa ADN de Córdoba filma un documental en la zona. Expone la problemática de los desmontes y descubre un incendio en la Estancia La Malena, donde también intervienen bomberos; el caso fue  denunciado públicamente por Mamull Mapu y terminó en la Justicia.
Entre 2010 y 2012 se reiteraron incendios y se pierden más de 1.000 hectáreas de bosque nativo.
Entre septiembre y octubre de 2013 el área protegida del Corredor del Caldén sufrió quizás la devastación más importante de los últimos años. En tan sólo dos meses se perdieron más de 2.000 hectáreas de bosque nativo a causa de incendios y desmontes.
Los últimos hechos datan entre 2014 y 2015. Hubo al menos tres casos conocidos de desmontes en los que intervino la Secretaría de Ambiente de la Provincia; uno de ellos, el 2 de marzo de 2014, fue descubierto por Ambiente en la zona rural de Jovita, en un establecimiento cercano al río Quinto que había sido adquirido en un remate. Se trata de unas 650 hectáreas, un magistrado de Huinca dio la orden de allanamiento y se constató un movimiento de suelos en 150 hectáreas y un desmonte selectivo de tres hectáreas de chañar. 
Los otros dos procedimientos fueron en la zona rural de Ranqueles, donde los vecinos advirtieron sobre el desmonte de unas 4 hectáreas de Chañar. El más reciente fue denunciado por Mamull Mapu en el establecimiento Matioli.

Los chicos alerta
Alumnos y docentes del Ipem 141 desarrollaron un trabajo que fue presentado en la Feria de Ciencias. En el mismo se pone sobre el tapete la falta de control por parte de las autoridades competentes sobre la zona protegida.
Mencionan que el sector es agredido en forma manual, con topadoras, con incendios intencionales, aperturas de grandes picadas y hasta envenenamiento químico, que consiste en fumigar con potentes agroquímicos en forma área y terrestre.
El trabajo del Ipem 141 además indica que “el Biocorredor del Caldén se inserta dentro de la Categoría Roja, de máxima protección según la ley nacional, pero de acuerdo a la ley provincial 9814 existiría la posibilidad de aprovechamiento. Al respecto se menciona el pedido de inconstitucionalidad ante la Corte de Justicia por parte de la Universidad de Río Cuarto".

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs