25 feb. 2016

Ciclovía efímera



Día a Día - Edición Electrónica (25/02/2016)
Capdevilla: la ciclovía que duró un suspiro

En la Capdevilla se arruinó la ciclovía y los juegos que inauguró Mestre en septiembre. El viejo canal cedió y se hundió el mobiliario.
“Con las últimas tormentas, salía agua de abajo de la ciclovía y de abajo de los juegos, quedó todo destrozado y hundido”, cuenta Daiana, la mujer que atiende un puesto de diarios sobre avenida Capdevilla al 2.500.
El celebrado cierre del viejo canal maestro para convertirlo en parque lineal para ciclistas y niños duró poco. A menos de cinco meses de inaugurado, el agua de lluvia caló en viejo cauce del canal, y con ese hundimiento fracturó parte del asfalto para bicicletas.
“Pese al poco tiempo que tenía, la gente lo usaba mucho”, apunta Maximiliano, del puesto de café instalado en la misma avenida.
Tanto comerciantes como vecinos remarcan que la obra, planteada en etapas, estuvo mal planificada. “Primero cerraron el canal, que era un pedido vecinal, pero recién ahora están haciendo las bocas de tormenta. En ese tiempo, sin canal ni desagües, acá nos inundamos”, describe el joven.
Con la tormenta del 15 de febrero, el agua entró en el puesto de diarios y en el carro de café. “Por suerte el puesto mío está sobre el cemento, y elevado un poco más, así que no perdimos nada”, dice Daiana.
Maximiliano, en cambio, muestra que la marca del agua y asegura que perdió mucha mercadería que tenía dispuesta sobre el piso.
“La sensación es que inauguraron esto justo antes de las elecciones, pero como siempre, lo hicieron a medias. Por eso ya está todo destruido”, reprocha Daiana.
Natalia, otra joven del sector que abarca los barrios Yofre, Santa Clara y Patricios, recuerda que los vecinos supieron organizarse para pedir un semáforo en la avenida Capdevilla al 2.600, porque los autos pasaban demasiado fuerte y era imposible cruzar. “El semáforo nunca llegó, pero ahora hay un pozo inmenso que obliga a los automovilistas a frenar”, afirma con ironía.

Mal, pero acostumbrados
El vivero Manuel Rueda tuvo en un año varios ingresos distintos, siempre precarios y a medias. Primero les cerraron el canal dejándoles un paso provisorio, que luego también sacaron. Con la obra de entubamiento les taparon la desembocadura de los desagües, y luego les interrumpieron el paso de agua para el riego. Lilian muestra las fotos de la evolución (o involución) de la entrada al negocio, y resignada dice que ya están acostumbrados.
“Ahora tenemos veredita para pasar, y a centímetros un gran pozo del canal que todavía no se entubó y que hoy junta agua y mugre. De este lado del canal no pasa ni el recolector”, describe. “Es como si no pagáramos impuestos”, grafica con algo de humor.
PasadoS por agua. Desde la Municipalidad aseguraron que la reparación del tramo de ciclovía y la restitución del mobiliario dañado está prevista para estos días, pero las tareas vienen demoradas por el mal tiempo. Asimismo, afirmaron que esperan culminar con el tramo que falta de entubar en los próximos meses, pero todavía no hay fecha definida.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs