9 feb. 2016

Al desarrollismo lo pagan los pobres



La Voz del Interior (09/02/2016)
Lluvia e imprevisión tiraron abajo viviendas

Desesperante situación de una familia de Mafekin que perdió lo poco que tenía. En Quebrada de las Rosas, el desborde del canal maestro se llevó un corazón de manzana. Historias de la última tormenta.
Quebrada de las Rosas, barrio de condición socioeconómica media, calle Duarte Quirós, entre Calutti al este y Pasco al oeste. La cuadra es más alta en las esquinas y tiene una depresión en la mitad. En esa parte el asfalto está lleno de arena. Los árboles, las paredes de las verjas y los basureros de pie están mar­cados por una línea irregular aproximadamente a los 120 centímetros del piso. Hasta ahí llegó el agua, que fue mucha y de golpe.
Janet tiene 30 años. Sale con una bolsa de basura, arremangada de pantalones. Todas las puertas de su casa y también la ventana que da al frente están abiertas. Hay mucha gente que entra y sale en actitud de labor. En ese momento llega una mujer mayor que ella, que no vive allí. Abre los brazos, exclama en voz estridente: “¡Por qué hija mía!”. Luego se abrazan, hay un llanto apurado. Rápidamente se reincorporan, saben que el lamento es tan natural como inútil. La joven sigue con el interminable trabajo de limpieza.
El canal maestro se desbordó. Además de las de barrio Mafekin, esta manzana sufrió las consecuencias. Cinco viviendas se inundaron, todo un corazón de manzana fue arrasado. Escombros por todos lados. Las viviendas parecen una sola.
Es que el agua baja hacia el norte y busca tomar el curso natural de El Infiernillo, des­dibujado por grandes emprendimiento edilicios frente al ­nudo vial El Tropezón. Toda la zona es de mallines, con subsuelos no demasiado rígidos. Nada nuevo para los que tienen la lapicera que autoriza.
En 2008 pasó lo mismo. Janet recuerda: “Mi papá trabajó toda su vida, inclusive doble turno para tener esta casa. Hace ocho años nos pasó lo mismo. El agua se llevó todas las medianeras, rompió la casa y nadie se hizo cargo”.
Ramón Bordón (57 años) es el dueño de la vivienda más golpeada. Está jubilado pero sigue trabajando y otra vez le toca ver su esfuerzo desmoronado, por causas ajenas.
Desde aquella oportunidad existe una carpeta con relevamientos, fotografías y estudios de suelo. Varios intendentes prometieron obras de desagüe y jamás cumplieron.

Agarrado a la vida
A las 19 del domingo, la corriente de la calle paralela a Duarte Quirós (Venta y Media) venció un soporte que un vecino colocó para evitar el escurrimiento. El agua derribó todo el interior de la manzana, saliendo por el hogar de los Bordón. Ramón se agarró de un caño de gas y evitó ser llevado por el caudal que pa­saba dentro de su casa. Logró salvarse. Uno de los dos perritos de la familia, no.

Sentido de comunidad
El agua puede haber derribado todo, pero no el marcado sentido de comunidad entre la gente afectada.
Los vecinos tiene un grupo de WhatsApp en el que se alertan y cuidan. Esta vez sirvió para coordinar esfuerzos y vigilar durante la noche.
Ester, dueña de otra de las viviendas afectadas, salió al patio de su casa, pasó la medianera que ya no existe y que tardó tres años en rehacer después de la inundación de 2008. Lavandina en una mano, escurridora en la otra. Llega al patio de Janet, la encuentra, le extiende el brazo: “Esto nos lo manda la gente del frente, lo usemos”.

Mañke, en “scrum” solidario
Solidaridad. Un grupo de muchachos dio ­cátedra sobre el valor de jugar en equipo, pero fuera de la cancha. No fueron a entrenar. Acudieron a darle una mano a la familia Bordón. El hijo varón de Ramón juega al rugby en ­Mañke rugby Club de la Calera y sus compañeros se autoconvocaron en Quebrada de las Rosas para aportar. Los muchachos trabajaron como si fuera un scrum, hombro a hombro, para sacar los escombros, el barro y el agua. Acompañaron a los damnificados no sólo con el trabajo, también con una sonrisa. A mal tiempo, buena cara.

Desamparados
Nadie por allí. La Policía ­evita entrar a esa parte del barrio Mafekin y Defensa Civil requiere que esa fuerza acuda para ir a asistir. Es una zona peligrosa, hasta los mismos vecinos lo aceptan. La dificultad del Estado para hacerse presente expone a las claras problemas de infraestructura y sociales profundos. Mientras tanto, pasa el tiempo. No solamente la precaria vivienda donde ­Rodrigo Quiroga vive con su esposa y su pequeña hija ha sufrido pérdidas, sino también varias de la zona, aledañas al canal maestro.
Ayuda. Rápidamente se necesita material de construcción, colchones, alimentos no perecederos y manos para la obra. El escurrimiento del canal derribó buena parte de la humilde vivienda de ladrillo, chapa y madera. Ni siquiera el baño de letrina quedó en pie y los riesgos de que una nueva lluvia termine por derribar todo existen.
Evacuaciones. Los vecinos de este y otros barrios afectados prefieren no dejar lo que queda de sus hogares para evitar robos.

Ver Noticia On Line

Más Información:

Día a Día - Edición Electrónica (09/02/2016)
Los afectados por las inundaciones en la ciudad recibirán subsidio oficial
Todavía quedan 76 evacuados por las lluvias en la ciudad
Mapa de las lluvias en Córdoba: la información de las estaciones meteorológicas de la provincia

La Voz del Interior - Edición Electrónica (09/02/2016)
Quedan 53 vecinos evacuados en la ciudad de Córdoba
Relevarán los graves daños que produjo el temporal en Córdoba

La Mañana de Córdoba - Edición Electrónica (09/02/2016)
Video muestra lo mal que la pasaron vecinos de Villa El Chaparral

Hoy Día - Edición Electrónica (09/02/2016)
La Provincia relevará los daños tras el temporal

Día a Día (09/02/2016)
Córdoba: el agua reventó las cloacas
Córdoba: 85 evacuados por la lluvia

La Voz del Interior (09/02/2016)
El agua arrasó con la humilde casa de Rodrigo: cómo ayudar
Lluvia e imprevisión tiraron abajo viviendas
Las secuelas que dejó la última gran tormenta

La Voz de San Justo (09/02/2016)
La tormenta causó caída de árboles en la ciudad
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs