14 oct. 2015

Cambio en el modo en que tratamos los residuos

La Voz del Interior (14/10/2015)
Cambio en el modo en que tratamos los residuos

Por Ignacio Pellón - Miembro del Grupo de Ambiente de  la Red Ciudadana Nuestra Córdoba,  asesor de la Cooperativa de Carreros  y Recicladores La Esperanza

De cara a un nuevo período de gobierno municipal en la ciudad de Córdoba, ya es hora de poner en discusión el modo en que producimos, desechamos, tratamos y enterramos los residuos.
Cada día reproducimos una realidad donde cada habitante genera 1,25 kilos (en promedio). En Piedras Blancas, cada mes enterramos 55 mil toneladas de residuos, mientras que el grueso del presupuesto ambiental se destina a pagar a las empresas prestatarias del servicio público de higiene urbana (principalmente, recolección y transporte). ¿Es esta la relación que queremos para nuestro territorio?
Según información municipal, existen unos 117 basurales a cielo abierto, muchos de ellos sin ningún tipo de intervención de tareas de mejoramiento-control-remediación, y un servicio de recolección diferenciada que cubriría apenas el 49 por ciento del territorio urbano.
Por otro lado, se estima que más del siete por ciento de la población de la ciudad vive en asentamientos informales, los cuales muchas veces no cuentan con ningún tipo de servicio formal de recolección de residuos.
Todo esto implica que una parte importante de los cordobeses y las cordobesas no puede contar con el Estado si quieren reducir el impacto ambiental vinculado a sus hábitos de consumo y de generación de residuos.
En fecha reciente, el Gobierno municipal puso en funcionamiento el cuarto Centro Verde y dictó una nueva ordenanza para la reglamentación del uso de bolsas plásticas en los comercios (número 12.415).
Sin embargo, al finalizar 2015 difícilmente habremos recuperado y reciclado más del uno por ciento de los residuos generados. Respecto de su disposición final, la Municipalidad apuesta a delegar dicha responsabilidad en Cormecor SA. Ante una ciudad que se expande con escasa planificación territorial, el ­municipio pierde “autonomía ambiental” y se ve obligado a negociar con la Provincia y los municipios del Gran Córdoba que recibirán sus desechos.

Actores centrales
Cientos de cordobeses trabajan recuperando los materiales que son demandados por la “industria del reciclaje” para mantener en crecimiento la producción y el consumo.
Estos trabajadores continúan siendo actores centrales de la cadena de reciclado, a la espera del correspondiente reconocimiento de su labor y de poder participar en la planificación y el tratamiento formal de los residuos sólidos urbanos (RSU). Hasta ahora, las decisiones sólo se negocian en el Concejo Deliberante y en los pasillos del Palacio 6 de Julio.
Existen muchas líneas de acción que podrían mejorar la situación. Desde la Red Ciudadana Nuestra Córdoba, nos propusimos traducirlas en metas como las siguientes: la elaboración de un plan integral de RSU, con participación de organizaciones de base y de la sociedad civil; el saneamiento y la remediación de los predios en desuso; aumentar el volumen de materiales recuperados y de cobertura de la recolección diferenciada; ampliar la planificación de la política ambiental hacia residuos voluminosos (poda y artefactos del hogar), peligrosos, patógenos e industriales; dar lugar formal a la participación de recuperadores de RSU en la recolección y gestión de los residuos sólidos urbanos, y fomentar su autonomía económica, técnica y política.
La bolsa con estas líneas de acción, y muchas otras, todavía espera en la vereda.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs