28 mar. 2011

Plaza bien cuidada se convirtió en atractivo

La Voz del Interior (28/03/2011)
Una plaza bien mantenida que se convirtió en atractivo del domingo



La Jerónimo del Barco, en Alto Alberdi, convoca a cientos de cordobeses. Lo curioso es que al mantenimiento no lo hace el municipio, sino la confitería Marvic.
¿Cómo aprovechar los domingos de otoño? ¿Dónde llevar a los chicos para que jueguen y gasten energías? ¿En qué lugar armar una mateada con amigos? La plaza Jerónimo del Barco, en barrio Alto Alberdi, se ha convertido en uno de los sitios más elegidos por los cordobeses. Es un lugar que, además de todas las opciones que ofrece, está apadrinada por una confitería del barrio que la mantiene limpia y en condiciones.
Eduardo Fioschinati trabaja desde hace 25 años en esta plaza. Es el dueño de una pista con autos a batería y se instala allí todos los fines de semana. Dice que ha visto crecer a quienes pasan sábados y domingos por allí, y que los chicos son los que más disfrutan. “A veces me encuentro con jóvenes que venían aquí cuando eran chicos y hoy vienen con sus hijos”, dice.
A la pista de Eduardo, también se suman los juegos con toboganes y túneles, una calesita y los espacios donde los chicos andan en bicicleta y corretean durante toda la tarde. También hay dos talleres de pintura para niños, que se han convertido es una verdadera atracción (ver Talleres para jugar y crear). Los jóvenes, por su parte, eligen algún rinconcito más tranquilo, arman el picnic y se disponen a esperar el anochecer mientras conversan.
Los cientos de personas que pasan por esta plaza cada domingo son, además, el atractivo de vendedores de películas y discos grabados, bijouterie, juguetes luminosos, cuadros, flores y hasta muebles para niños. Todos ellos también participan de la tarde: arman sus puestos en el centro de la plaza y en algunas veredas laterales y, según dicen, “hacen su negocio”.
Limpia y ordenada. “Para nosotros, que tenemos dos hijos y vivimos en un departamento, este lugar es ideal para traerlos a correr y jugar en los toboganes. Además, está en buenas condiciones y muy limpia”, dice Nancy Correa, una vecina del barrio que no se pierde domingo en la plaza.
Este espacio es mantenido diariamente por personal de la confitería Marvic, ubicada en la esquina de Garzón Maceda y 9 de Julio. Si bien no está apadrinada de manera formal, a través de un acuerdo con la Municipalidad, los dueños de la confitería decidieron hacerse cargo de la limpieza y mantenimiento de los juegos para que el lugar se vea agradable a los ojos de sus clientes y de todos los vecinos del barrio. Lo hacen desde 1986.
“Disponemos de personal específico para este trabajo. Se trata de dos operarios que hacen mantenimiento en el negocio y también en la plaza. Van todos los días, casi seis horas, y se dedican a cortar el césped, arreglar los juegos, regar y limpiar. Contando mano de obra e insumos, gastamos aproximadamente 5 mil pesos por mes”, dijo Andrés Dean, a cargo de la confitería.
En todos los canteros se pueden ver carteles que piden la colaboración de todos los vecinos para mantenerla limpia y hay varios cestos de basura.
“Hay gente que colabora y otra a la que no le importa. Lo bueno es que los chicos cada vez toman más conciencia sobre este tema”, dice Juan Cortez, un abuelo del barrio que pasea por allí cada fin de semana.

Ver Noticia On Line

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs