17 jul. 2006

Daño a plantas a la vera del río

La Voz del Interior (17/07/2006)
Preocupación por el daño a plantas a la vera del río

Por Graciela Busilli l Especial Río de los Sauces. Un grupo de vecinos de esta localidad y de la zona está preocupado y viene reclamando desde hace tiempo por el daño a las plantas ubicadas en las márgenes del río ocasionados por tropillas de caballos sueltos. El perjuicio no es menor: los árboles a los que los animales le comen la corteza terminan indefectiblemente secándose, y ya se cuentan por cientos las plantas que han desaparecido.
Desde el pueblo mismo y hasta unos tres kilómetros al norte, el recorrido del río muestra la misma característica: numerosos sauces y olmos con sus troncos desnudos.
Los propietarios de los caballos –haciendo caso omiso de cualquier reglamentación acerca de la obligación de tener los animales encerrados en potreros o corrales– los dejan sueltos para que éstos se alimenten, y suelen ser hasta 70 los equinos que recorren libremente el lugar.
Ramón Romero, quien en cierta forma se puso al frente de ese reclamo, recorrió las márgenes del Río de los Sauces junto a La Voz del Interior dando detalles y explicando el daño que esto ocasiona al medio ambiente.
Allí, en un corto tramo, se pudo observar una veintena de caballos sueltos que estaban comiendo las cortezas de las plantas. “Esto lo venimos viendo desde hace unos tres años. Llamé a Emergencia Ambiental avisando lo que estaba pasando, quedaron en venir pero no lo hicieron”, se lamentó el lugareño.
Para que no quedaran dudas al respecto, ejemplificó: “En un tramo de 100 metros de costa, hay 10 sauces secos. El olmo es la única planta que lucha por la naturaleza, viene sola, no necesita cuidados, y se están muriendo”.
Romero, nacido en esta localidad, y actualmente empleado de un campo en las cercanías, lucha por preservar el medio ambiente: “A todos nos duele mucho que se mueran los árboles del río; es el planeta el que sufre, es una lástima”.
Además de las denuncias que este vecino dijo haber elevado a instancias provinciales, otro grupo de personas que viven en la localidad entregaron notas en diciembre de 2005 al intendente Carlos Acosta; a la presidenta del Concejo Deliberante, Tita de Moroni, y al encargado del destacamento policial, solicitando que “se arbitren los medios para que se cumpla con la ordenanza municipal referida a animales sueltos”.
Con el aval de aproximadamente 40 firmas, los vecinos se quejan que los caballos sueltos dañaron el Paseo Arroyo Las Rosas –un lugar que los propios lugareños ornamentaron para brindar un espacio más a los turistas– y también ocasionaron daños a bienes particulares, problema que aludieron es de “larga data”.
María Socorro Miranda indicó que no obtuvieron respuestas positivas ante las notas elevadas a las autoridades locales. Muchos vecinos sostienen que además de una acción concreta ante este caso en particular, se debería mantener una permanente campaña de información y concientización acerca de la importancia de cuidar el medio ambiente. “Porque esto es un reservorio. Río de los Sauces tiene una naturaleza excepcional, un patrimonio natural que unido al patrimonio histórico hacen que éste sea un lugar único”, indicaron.
Muchos son los vecinos que se quejan porque las tropillas entran a sus patios, rompen plantas y ensucian además de representar un peligro para los niños.
“Los dueños no se hacen cargo de los caballos, que además están en mal estado, flacos. Y nosotros tenemos derecho a cuidar de nuestros hijos, que puedan jugar libremente en los patios. Acá cada uno hace lo quiere, mañana a alguien se le puede ocurrir criar pumas y dejarlos sueltos, y está todo bien. Estoy harto. No se puede vivir así”, fue la tajante declaración de Alejandro Villarreal, un vecino que soporta a diario la invasión de tropillas.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs